El porqué del cuanto: algunos puntos para un presupuesto coherente y real

prespuesto foto video valores valor videografo camarografo ruben pouquette argentina

Artículo escrito durante febrero de 2016. La aclaración es muy válida dado el constante cambio de precios en los distintos puntos.

Hablar de presupuestos suele ser controversial: que cuanto, qué porqué, de qué manera, como… etc. Un poco alejado de la discusión, pero con experiencia cercana, es que me dieron ganas de escribir sobre el asunto. Cotizar suele ser producto de factores y variables que pueden modificar sustancialmente el número final. Podría sonar complejo hablar de así de un “simple presupuesto”, pero la verdad es que es preferible tener las cosas claras desde un principio, para no lamentar después algunas decisiones. Cabe aclarar que esto no es una guía ni es definitivo, ni mucho menos, la solución de la cuestión de precios. Simplemente es parte de mi experiencia cuando comencé con el oficio.

Las variables pueden ser algunas de las siguientes:

  • Equipamiento: según el valor y el periodo de amortización elegido, el “alquiler” (me refiero al alquiler figurativamente) del equipamiento por jornada puede variar. En este caso, la variable “equipamiento” es compuesta.
  • Jornada laboral de operación del equipo.
  • Jornada u horas de post producción: me refiero a todo lo que implique el procesamiento del material; edición o montaje, etalonaje, autoría del DVD, etc.
  • Seguro para trabajar en salones o lugar donde se va a desarrollar el evento.
  • Traslado y/o logística.
  • Reuniones previas y/o posteriores con el cliente.
  • Embalaje o packaging.

Lisa y llanamente estos serían los más importantes a considerar. Existen otros no de menor importancia, pero a tener en cuenta junto a otros aspectos.

Primero, el costo del equipo y el tiempo de amortización. Para mantener claro lo que voy a hacer, les comento que voy a mandarme con pesos argentinos. Nada de dólares y reconversiones complejas. Resido y trabajo generalmente aquí, por lo cual casi siempre cobro en pesos (o hago la conversión a la moneda que elija el cliente).

Vamos a tomar como base una inversión en equipamiento de 40.000. Hablo de un equipo DSLR, algún lente, tarjetas de memoria, un bolso, baterías o grip, iluminador led, pilas recargables, un bolso donde llevar todo y etc. Hasta ahí tenemos un combo mínimo para empezar a trabajar bien. Se podría discutir sobre si es completo o no, pero es innegable que es lo mínimo indispensable.

Vamos a poner como tiempo de amortización un año. Esto significa que en 12 meses ya deberíamos haber costeado el valor invertido.

Dejo a criterio de cada uno la adquisición de un seguro que, en caso de hacerlo, debemos sumar el valor de doce cuotas y adicionarlo al valor de la inversión.

Para hacerlo redondo, digamos que entre equipamiento y seguro sumamos un valor incial de 55.000.

Esto lo dividimos por dice, que es la cantidad de meses (55.000 % 12 = 4583.33333). Unos 4.600 pesos por mes. Bueno, ese esa es la cantidad de dinero que tendríamos que “separar” para poder cubrir la inversión.

Ahora bien, cada mes tiene al menos cuatro fines de semana (promediamos), cada fin de semana tiene a su vez dos días donde donde se realizan la mayoría de los eventos. Excepcionalmente son tres, pero para este ejemplo tomaré dos: viernes y sábados. Esto significa que en cada mes hay posibilidad de trabajar durante 8 jornadas (nada mal… por ahora). Así que divido 4.600 % 8 = 575. Un valor bajísimo para lograr la recuperación de la inversión!. Ese sería el número a tomar en cuenta sobre el equipamiento: 8 jornadas de 575 pesos por mes durante 12 meses.

La otra variable es la jornada de operación del equipo. En este caso el valor para lograr una cotización no es ta del todo determinado por variables concretas, sino más bien por el mercado. Podemos tomar como referencia los honorarios por jornada de un operador de cámara de un canal de televisión, o uno que trabaje en cine. Pero la verdad es que la realidad de nuestro rubro no paga esos montos. Supongamos que podemos cobrar 1.000 pesos. Si, redondo, sin muchas vueltas. Con esto el valor de nuestra jornada estaría en 1.575 pesos (575 del equipo más 1.000 del honorario de operación). En este caso ya empezamos a ganar dinero. Pero todavía faltan algunos puntos.

Traslado o logística. Con esto me refiero al costo para movilizarnos hacía y desde el evento. Si tenemos auto habría que calcular el combustible, seguro, patente, arreglos o mantenimientos, etc. Supongamos que vamos a movernos en un auto remis y que el valor del kilómetro sea de 25 pesos. Y que ponemos un límite para el traslado de 10 kilómetros. Eso nos permite calcular 250 de ida y 250 de vuelta: 500 pesos de traslado. Ya sumamos 2.075 pesos por evento (575 equipo, 1.000 jornada, 500 traslado).

Sumemos un seguro contra riesgo porque en algunos salones pueden solicitarlo. Unos 1.500 pesos anuales (1.500 dividido por 96 días laborables al año, unos 16 pesos por jornada). Estamos en 2.096 pesos.

Jornada de post producción: ya tenemos el equipo, ya sabemos cuánto cobrar la jornada, cuanto nos sale el traslado y el seguro. El material está grabado y listo para editarlo. Esa es otra variable: la post producción del vídeo.

Al igual que en el honorario de operación, tomaremos como referencia el rubro, donde podremos encontrar valores disímiles que van desde los 1.000 pesos hacia arriba y hacia abajo por edición. Tomemos este valor medio como referencia y nos da 3.096 pesos. Aclaro antes de seguir que el trabajo y equipamiento del editor esta muy relacionado al del operador con cámara. Osea, también está persona está sujeta a una inversión la cual debe recuperar en un determinado tiempo, la cantidad de horas de trabajo que le demanda una edición, etc. Más adelante trataré, también, de hablar de ese trabajo.

Bueno, estamos en 3.096 pesos. Esto se refiere a un videógrafo con equipamiento propio, que trabaja en el evento en cuestión, y que posteriormente entrega el material.

Y si, me olvido de mencionar las reuniones que hagamos con los clientes donde no estaría mal pagar los cafés o lo que sea con que se lo invite. Calculemos unos 300 pesos, por unas 3 reuniones (si, el valor puede ser alto, pero no deberíamos escatimar en que nuestro futuro cliente se sienta cómodo y bien atendido). Llevamos 4.096 pesos.

El último detalle es uno que nos va a permitir ser recordados. El packaging es también marketing. Es la forma, el medio y la manera en que entregamos el vídeo editado. Este punto quedará a criterio de cada uno, y solamente mencionaré un valor de inversión por entrega de manera “simbólica”. Alguno mandará a realizar diseños a medida, otro comprará los elementos y armará cada vez que tenga que realizar una entrega. Por eso no esta de más está remarcar la importancia de este punto.

Supongamos la inversión de 500 pesos por cada entrega. Con esto ya estamos en un valor de 4596 pesos. Nada mal para el ideal de ocho jornadas de trabajo mensuales. Lo que daría unos 442.216 (trabajando ocho veces al mes, durante doce meses corridos). Nada mas lejos de la realidad.

Hasta aquí el porqué del cuanto.

Después queda discutir cuántas fiestas es humanamente posible trabajar, editar y entregar (en tiempo y forma). Y cuánto más dinero sumar al valor del ejemplo por cuestiones ” artísticas”, “de autor”, “por ser del estudio”, “formación y estudios” “alquiler de domicilio” (sic), “gastos del auto”, “gastos de mantenimiento”, “comida” y un largo etcétera necesario para una correcta, completa y satisfactoria cotización.

Espero haber ayudado en algo.

Comentarios

Comments are Disabled